¿Cómo influye el fútbol soccer en el cuerpo humano?

¿Qué hace el fútbol en el cuerpo? Jugar o practicar futbol soccer es saludable para el organismo, además es un juego que no solo lo juegan los hombre, en la actualidad es un deporte que también lo practican las mujeres, tampoco importa la edad. Jugar 90 minutos nos trae los siguientes beneficios.

Efectos saludables del futbol soccer en el organismo

  • Es bueno para el corazón y los pulmones.
  • Estimula el sistema circulatorio.
  • Ayuda a fortalecer la estructura ósea, un estudio demostró que practicar fútbol durante 16 meses nos ayuda que aumente nuestra densidad ósea.
  • El fútbol es un deporte de precisión, velocidad y fuerza, y nos ayuda a mejorar el equilibrio corporal.
  • Es un deporte saludable que ayuda a combatir el sobrepeso ya que son 90 minutos de ejercicio intenso y es perfecto para bajar de peso.
  • Ayuda a mejorar la mente, porque no solo es un ejercicio físico, también influye en la mente por ser un deporte colectivo refuerza el desarrollo social, elimina el estrés, crea autonomía y confianza, además de que es divertido.
  • Combate la flacidez porque practicar este deporte nos ayuda a fortalecer los músculos de piernas, muslos, abdomen y pecho. Además, de que te ayuda a estar en forma.
  • El fútbol influye al buen mantenimiento el cuerpo sano y en buen estado físico.

Gasto calórico al jugar fútbol: ayuda a quemar 860 calorías en 1 hora.

Nota: todos estos beneficios se obtienen siempre y cuando se practique con regularidad, llevas una dieta saludable y sobre todo si no tomas bebidas alcohólicas o fume.

Los adolescentes que juegan al fútbol habitualmente mantienen mejor la atención

Jugar al fútbol de forma regular durante la adolescencia se asocia con una buena condición física aeróbica y una mayor capacidad de mantener la atención de forma sostenida. Los futbolistas muestran mejores tiempos de reacción en la tarea de vigilancia, lo que denota una mejor habilidad para mantener la concentración.

La práctica regular del fútbol durante la adolescencia está positivamente relacionada con la condición física aeróbica y la capacidad de mantener la atención de forma sostenida.

Un estudio realizado en la Universidad Católica de Valencia y del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Granada, publicado en la revista Plos One, participaron 75 adolescentes de ambos géneros, de los que la mitad eran futbolistas pertenecientes al Levante UD, y la otra mitad eran estudiantes del Centro de Educación Infantil y Primario (CEIP) El Moli de Torrent (Valencia) que no jugaban al fútbol.

A todos ellos se les aplicó un test para determinar su condición física aeróbica, así como diferentes cuestionarios. Además, realizaron una tarea atencional diseñada específicamente para evaluar la vigilancia o atención sostenida.

Los resultados mostraron que los participantes futbolistas presentaban una mejor condición física aeróbica que los no futbolistas. “Además, los futbolistas mostraron mejores tiempos de reacción en la tarea de vigilancia, lo que denota una mejor habilidad para mantener la atención focalizada”, explica Daniel Sanabria, investigador del CIMCYC y uno de los autores de este trabajo.

Los resultados mostraron que los participantes futbolistas presentaban una mejor condición física aeróbica que los no futbolistas

Forma física cardiovascular

Otro dato importante que reflejaron los análisis fue que no se observó una correlación significativa entre la forma física cardiovascular y los tiempos de reacción en la tarea cognitiva. “Este último dato va en contra de la idea generalizada de que la práctica deportiva incide en la atención a través de la mejora cardiovascular, como sugieren algunos investigadores”.

Los autores señalan otros factores que podrían explicar las diferencias encontradas en la atención, como pueden ser las mejores habilidades perceptivomotoras de los futbolistas con respecto a los escolares que no practicaban deporte. “Asimismo, es necesario advertir que hay que seguir investigando para indagar en la relación entre la práctica deportiva y la atención, así como establecer de forma más clara los factores más importantes implicados en esta asociación”.

Según investigaciones previas, entre los numerosos beneficios que reporta la práctica regular de actividad física destaca una mejora del tono vagal (funcionamiento más eficiente del sistema nervioso autónomo; mayor variabilidad de la frecuencia cardíaca), e incluso parece estar relacionada con adaptaciones estructurales y funcionales sobre el sistema nervioso central (el deporte previene la neurodegeneración, promueve la neurogénesis y el crecimiento de capilares sanguíneos en zonas como hipocampo, córtex, cerebelo y ganglios de la base).

Leave a Reply

Translate »